Gig Economy

¿Qué es la Gig Economy?

El concepto de la Gig Economy ha desempeñado un papel fundamental en la transformación del mundo laboral. Las empresas y profesionales han evolucionado hacia nuevos modelos de contratación, gestión del tiempo y conciliación personal, facilitando las relaciones laborales.

En este post te mostraremos en qué consiste la Gig Economy y cómo puedes aprovechar esta tendencia para desarrollar negocios actuales, que se adapten a las nuevas generaciones y tengan en cuenta el papel decisivo de las nuevas tecnologías en las actividades profesionales.

Qué es la Gig Economy: concepto y definición

Se trata de un modelo económico en el que las empresas y los autónomos o profesionales libres trabajan juntos sin que se establezca una vinculación permanente a largo plazo mediante un contrato laboral.

Es una forma de trabajo que ha ido ganando protagonismo como consecuencia del auge de las plataformas digitales y las nuevas tecnologías, que facilitan la colaboración en línea.

Este tipo de relación entre empresas y profesionales se ajusta a los intereses de ambas partes, permitiendo que los profesionales puedan disfrutar de una mayor conciliación entre la vida personal y laboral, posibilidad de auto-organizarse y crecimiento profesional, al mismo tiempo que ofrecen a las empresas un servicio continuo y estable.

Por otra parte, las empresas se benefician de acceder a profesionales en distintas ubicaciones del mundo sin necesidad de establecer un vínculo profesional, con los costes laborales, burocráticos y formativos que esto puede suponer, así como el riesgo de que al terminar la relación laboral tengan que hacer frente al pago de las indemnizaciones por despido.

¿Cuáles son las causas de la evolución hacia la Gig Economy?

Una de las razones por las que la Gig Economy tiene un gran protagonismo en la actualidad es el hecho de que las nuevas tecnologías han provocado que los cambios en el mercado se produzcan de una manera más rápida y vertiginosa. Esto obliga a las empresas a adaptarse más rápidamente, lo que exige la necesidad de disponer de estructuras más flexibles y dinámicas que puedan adaptarse a la economía de hoy.

Pero éste no es el único motivo, ya que también las nuevas generaciones, como los millenial y la generación Z, tienen un enfoque distinto del trabajo.

Si bien esta mentalidad está motivada por el hecho de ser nativos digitales y haber entrado al mercado laboral al abrigo de las nuevas tecnologías, es una realidad que los grandes cambios económicos han transformado el mercado laboral, propiciando una mentalidad más dinámica y emprendedora en vista de las posibilidades de obtener ingresos desde casa o mientras se viaja por el mundo, en lo que se ha venido en llamar los “nómadas digitales”, que representan sin duda un reflejo claro de la Gig Economy.

¿Qué ventajas aporta el modelo de la Gig Economy?

La Gig Economy proporciona notables ventajas para ambas partes, y abre la oportunidad a nuevas formas de organización de la economía que reducen los riesgos, favorecen el dinamismo económico y posibilitan un mercado laboral con una mayor movilidad.

Éstas son algunas de las principales ventajas de la Gig Economy.

Conciliación laboral

El modelo económico de la Gig Economy permite que los profesionales puedan organizar su horario. Esto permite combatir el “presentismo”, derivado de la obligación de que las personas de la plantilla acudan a la oficina para realizar su jornada laboral, que puede plantear diversos problemas a la hora de conciliar con la vida personal y familiar.

Hay que tener en cuenta la realidad de que, durante la pandemia de la Covid-19, muchas personas establecieron el tiempo personal y familiar como una prioridad que debe ser tenida en cuenta, y para lo cual el teletrabajo supuso una enorme ventaja.

El modelo digital colaborativo de las relaciones laborales actuales potencia esa conciliación, donde una persona no entra y sale de la oficina a una hora determinada, sino que mientras cumpla con los objetivos marcados, es libre de organizar su tiempo.

Posibilidad de trabajar con profesionales a nivel internacional

Las empresas ya no tienen por qué ceñirse a la contratación de profesionales en el propio país, con las cargas burocráticas que supone la organización del trabajo en oficinas.

Por el contrario, es posible establecer vínculos profesionales no permanentes con personas que viven lejos de nuestras fronteras. Estos pueden ser profesionales extranjeros que residen en otros países, o personas que han trabajado anteriormente para la plantilla, pero que ahora lo hacen en remoto con empresas bajo el modelo home based y pueden vivir en otra ciudad o país.

Esta idea de la Gig Economy basada en las plataformas digitales y el trabajo colaborativo ofrece grandes oportunidades para acceder talento altamente cualificado.

Flexibilidad

Una de las características singulares de la Gig Economy es la flexibilidad. Ni a las personas trabajadoras, ni a las empresas, les interesa vincularse de forma rígida hasta la jubilación, siguiendo el modelo del siglo XX. O puede que sí les interese, pero lo que el nuevo modelo económico plantea es que ninguna de las partes se sienta obligada a ello.

La clave del nuevo modelo es que debe existir flexibilidad para que si en cualquier momento una de las partes desea romper la relación profesional esto no tenga que suponer una situación compleja a nivel legal y organizativo.

Profesiones y ventajas de Gig Economy

Nuevos modelos de trabajo al abrigo de las plataformas digitales

Hay que tener en cuenta que la Gig Economy está fuertemente vinculada a la economía digital, con modelos de trabajo que proporcionan ingresos al mismo tiempo que flexibilidad y libertad organizativa a los profesionales.

Es el caso por ejemplo de las plataformas para freelancers, como Fiverr o Upwork, que dan la oportunidad a numerosos profesionales de ofrecer sus servicios en el tiempo y forma que puedan y deseen, y siempre con la flexibilidad de poder organizar su trabajo de manera libre y autónoma.

Esta realidad la vemos también en aplicaciones conocidas como Über, que permiten que profesionales particulares puedan ofrecer sus servicios como conductor y su vehículo para obtener ingresos, sin necesidad de que exista un vínculo laboral. Son, por tanto, servicios por un tiempo reducido, limitado y en el que el profesional puede decidir cuándo trabaja y por cuánto tiempo, según su disponibilidad.

Algunos ejemplos de profesiones vinculadas al mundo digital son muy propias de la Economía Gig, como es el caso de las siguientes.

  • Asistentes virtuales: son personas que prestan servicios de atención telefónica o apoyo a otros profesionales, secretaría o servicios de comunicación por mensajería instantánea o e-mail. Realmente se pueden prestar desde cualquier lugar y sin necesidad de establecer un vínculo laboral permanente.
  • Diseño gráfico: muchos profesionales especializados en artes gráficas pueden prestar distintos servicios a través de Internet, utilizando para ello plataformas para freelancers, sin necesidad de vincularse con una empresa en particular.
  • Community managers: si bien puede haber community managers que trabajen integrados en un departamento de Marketing, muchos profesionales pueden ejercer esta profesión de manera independiente y estableciendo relaciones no vinculantes con las empresas.

Desde el MBA que se imparte en la Escuela de Negocios de la Cámara de Madrid, te invitamos a considerar las oportunidades estratégicas que proporciona la Gig Economy como fórmula para el crecimiento en medio de un escenario en el que las nuevas tecnologías y la innovación se han mostrado como el sustrato del futuro empresarial.