Inteligencia Artificial y automatización en la empresa

Cómo la Inteligencia Artificial y la automatización en la gestión transforma las empresas

La Inteligencia Artificial (IA) combinada con la automatización de los procesos está reescribiendo los manuales de la gestión empresarial. Cada vez más negocios adoptan de forma generalizada soluciones digitales capaces de transformar la forma en la que operan, optimizan sus procesos, toman decisiones y se conectan con sus clientes.

Tanto es así que, según Forbes, se prevé que el tamaño del mercado mundial de Inteligencia Artificial se expanda a una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) del 37,3% entre 2023 y 2030, alcanzando los 1.811,8 billones de dólares para 2030.

En este artículo queremos ofrecer una visión sobre este fenómeno que, según anuncian los pronósticos, va a ser vital para la supervivencia de cualquier empresa en el ecosistema económico actual marcado por la digitalización y la competencia global.

Así es cómo la automatización de la mano de la IA se está convirtiendo en la piedra angular del éxito de las empresas modernas. Te lo contamos.

¿Qué es la IA y cómo la automatización impulsada por IA beneficia la gestión?

Antes de avanzar en los beneficios que esta innovadora tecnología tiene en la gestión empresarial, detallaremos qué es la IA. Podríamos definir la Inteligencia Artificial como un área dentro de la informática centrada en el desarrollo de algoritmos y sistemas capaces de completar tareas que requieren capacidades cognitivas propias de la mente humana.

Hablamos de máquinas que pueden aprender de los datos, reconocer patrones, resolver problemas y tomar decisiones. Para ello, la IA se basa en disciplinas el Machine Learning (aprendizaje automático), el procesamiento de lenguaje natural (NLP), la minería de procesos, el Big Data y la robótica.

Uno de los mayores atractivos de la IA es su capacidad para tomar decisiones basadas en datos y ejecutar tareas rutinarias sin la intervención humana. Para ello, se entrena analizando grandes volúmenes de datos históricos y comprendiendo patrones, relaciones y dependencias latentes entre diferentes variables.

El uso de la Inteligencia Artificial se ha popularizado en los últimos años. Aunque no fue hasta marzo de 2023, a raíz del lanzamiento por OpenAI de GPT-4 o Generative Pre-trained Transformer 4 (un modelo de lenguaje multimodal diseñado para imitar el habla y el razonamiento humanos), cuando las empresas palparon el verdadero potencial que la IA generativa ofrecía en la gestión de negocios.

La Inteligencia Artificial, que como hemos visto, imita las funciones cognitivas humanas, junto a la Automatización de Procesos de Negocio o BPA (especializada en automatizar tareas humanas mundanas y repetitivas con el uso de la tecnología), crean una sinergia perfecta capaz de redefinir la esencia de los procesos empresariales, haciéndolos más precisos, eficientes y rentables. Lo vemos en detalle.

Impulsa la eficiencia y la productividad

La Inteligencia Artificial y la automatización suponen un gran impulso para aumentar la eficiencia, dado que es capaz de eliminar las tareas repetitivas que consumen tiempo y recursos. De esta manera, las empresas y sus empleados pueden ganar agilidad, además de enfocarse en funciones más estratégicas, creativas y que generan mayor valor para el negocio.

Imagina por un momento las horas que el personal dedica a la entrada de datos, la facturación y la gestión de inventario. Al implementar un sistema de IA en estas labores se consigue optimizar los flujos de trabajo, generando la forma más eficiente de completar una tarea de acuerdo a las circunstancias, así como automatizar este trabajo monótono.

Todo ello implica la mejora de la productividad, además de liberar recursos humanos o evitar la contratación de más empleados destinados al desempeño de esas labores repetitivas.

Minimiza errores, reduce costos y aumenta la calidad

La automatización de procesos de negocio con IA puede reducir significativamente los errores humanos, especialmente en tareas que requieren precisión y coherencia. Asimismo, asegura que los recursos, como el tiempo, la mano de obra y los materiales, se utilicen de manera óptima.

Todo esto se traduce en una disminución de las interrupciones en la cadena de suministro y en un ahorro directo en la gestión eficiente de los costes en la empresa a nivel operativo (materiales, mantenimiento, fabricación o control, entre otros).

Además, dado que aquellas funciones respaldadas por la tecnología de IA se ejecutan de forma más confiable y estable, garantiza que tanto productos como servicios cumplan con los mejores estándares de calidad.

Mejora la toma de decisiones

Tomar las decisiones correctas es imposible sin un análisis de datos serio y profundo. Sin embargo, se necesita una gran cantidad de esfuerzo para filtrarlos y encontrar información en la que basar la toma de decisiones. La IA ayuda en esa área gracias a su capacidad de procesar grandes cantidades de datos de forma rápida y precisa en tiempo real.

Mediante el uso de redes neuronales y algoritmos avanzados de aprendizaje automático, la Inteligencia Artificial es capaz de identificar patrones y tendencias, además de realizar predicciones precisas e identificar problemas potenciales incluso antes de que sucedan, proporcionando información valiosa para la planificación estratégica del negocio.

A través de esta tecnología, gerentes y directivos estarán capacitados para tomar mejores decisiones y responder rápidamente a las condiciones cambiantes del mercado, basando sus elecciones en datos reales y conocimiento fiable actualizado.

Favorece la satisfacción del cliente

Asegurar la satisfacción del cliente debe ser el epicentro de las estrategias comerciales y de marketing para cualquier empresa que quiera alcanzar el éxito. La IA y la automatización ayudan a ofrecer productos de calidad, además de mejorar el servicio al cliente, anticipando las necesidades de sus clientes de manera más efectiva y en tiempo real.

Esto permite segmentar leads y ofrecer ofertas y mensajes de marketing personalizados para cada grupo de clientes potenciales, de acuerdo a su comportamiento, información demográfica e historial de compras y de interacción con la marca.

Con todo ello, no solo aumentan las probabilidades de realizar una venta, sino también la satisfacción general del cliente y su lealtad a la empresa. Y recordemos que una experiencia de cliente mejorada tiene un efecto positivo en las tasas de conversión y el retorno de la inversión.

Beneficios de la IA y la automatización en la gestión de la empresa

¿Qué aplicaciones tiene la Inteligencia Artificial y la automatización en las empresas?

Las aplicaciones de la IA y la automatización son realmente ilimitadas, resultando claves en diferentes áreas de la gestión de negocio. De hecho, como indican desde Techtarget, empresa estadounidense especializada en tecnología, “es difícil pensar en un área de la empresa donde la IA no tenga un impacto”.

Exploremos cuáles son los casos de uso más destacados, que abarcan todo tipo de sectores e industrias, desde los servicios financieros hasta la atención médica, la educación, el marketing y el comercio minorista.

  • Finanzas: Estamos ante uno de los sectores que mayor beneficio obtiene de la automatización a través de la IA. Por citar algunas de las aplicaciones más destacadas están la previsión financiera que incluye desde pronosticar el flujo de caja hasta analizar los riesgos de forma precisa. También cabe señalar la automatización de los procesos de pago, la disminución de errores en los trámites o la detección de actividades fraudulentas.
  • Industria manufacturera: La automatización de procesos comerciales con IA contribuye a analizar datos en tiempo real, realizar mantenimiento predictivo y optimizar tanto los procesos de producción como la gestión de la cadena de suministro. Igualmente, ayuda a ajustar los niveles de inventario, asegurando que los materiales estén disponibles cuando sea necesario, minimizando los costos de almacenamiento y reduciendo el desperdicio.
  • Sector sanitario: La automatización de la IA está revolucionando la atención médica al mejorar la atención al paciente, los diagnósticos precisos y los procesos administrativos, liberando a los profesionales de la salud para que puedan centrarse en la atención al paciente.
  • Marketing y servicio al cliente: Implementar soluciones tecnológicas inteligentes en este sector va a elevar la investigación de mercado, el análisis competitivo y las estrategias comerciales a un nivel más avanzado. También va a transformar el ámbito del servicio al cliente, ofreciendo soporte rápido y preciso las 24 horas al día.
  • Recursos Humanos: La adquisición y gestión del talento en la empresa resulta más eficiente gracias a la automatización de la IA. Esta tecnología desarrolla herramientas capaces de analizar currículums y solicitudes, preseleccionando a los candidatos que se ajusten a criterios concretos. Además, los chatbots pueden manejar las interacciones iniciales con los solicitantes, mejorando la experiencia de usuario y reduciendo la carga de trabajo de los profesionales de esta área vital en la empresa.
  • Logística y transporte: La IA tiene un impacto directo en la optimización de rutas y la gestión de flotas, funciones propias de un operador logístico. Esto se logra a través del análisis en directo del tráfico o la evaluación de datos históricos para identificar las rutas más eficientes, reduciendo tiempos de entrega y costes de combustibles. Del mismo modo, favorece el mantenimiento predictivo de vehículos y equipos, minimizando averías y aumentando el tiempo de actividad.

Automatización impulsada por la IA, un futuro no exento de desafíos

Como hemos visto a lo largo del artículo, la automatización impulsada por la IA presenta claros beneficios en la gestión de los negocios actuales, lo que la convierten en una tecnología emergente que otorga una ventaja competitiva y, como tal, se espera esté presente en la mayoría de empresas en el futuro cercano.

A pesar de todo ello, al igual que ocurre con otras innovaciones tecnológicas, existen desafíos que las empresas deberán abordar de aquí en adelante para asegurarse una correcta implementación de la IA.

Uno de ellos está relacionado con el desplazamiento del empleo que será suplantado por la automatización. Esto implicará una desaparición de ciertas ocupaciones y una transición hacia nuevos tipos de trabajo y profesiones que se debe tener en cuenta.

Otro de los retos a afrontar serán las consideraciones éticas que presenta el uso de la IA en la toma de decisiones, así como la privacidad, la propiedad intelectual y el sesgo o la inexactitud en los modelos generados por los algoritmos. Las consecuencias directas de estos aspectos son la desinformación, el daño a la reputación corporativa y la pérdida de credibilidad de las empresas.

Por último, no debemos olvidar que la adopción de la automatización basada en IA requiere inversiones económicas importantes en infraestructura, tecnología y capacitación, lo que puede suponer un escollo para las medianas y pequeñas empresas.

Las organizaciones ya están en marcha para idear estrategias que solventen estos desafíos y extiendan el uso de la IA y la automatización en la gestión empresarial. Las predicciones así lo anuncian, ya que se espera que la IA contribuya a la economía mundial en 2030 más que la producción actual de India y China juntas.

Y tú, ¿estás preparado para afrontar este futuro como líder empresarial? Desde el MBA Executive de la Escuela de Negocios de la Cámara de Madrid te abrimos el paso para que amplíes los conocimientos y competencias necesarias para marcar la diferencia en la gestión de un negocio con éxito con apoyo de tecnología inteligente.