Impacto del aprendizaje continuo en la carrera profesional

¿Qué impacto tiene el aprendizaje continuo en la carrera profesional?

¿Sabías que tres de cada cuatro empresas europeas tienen dificultades para encontrar personal cualificado y que una de cada cuatro pymes declara que este es su problema más acuciante? Con estos datos sobre la mesa, hay un concepto que cobra una importancia vital para cualquier persona que quiera avanzar en su carrera: la cultura del aprendizaje continuo como motor de desarrollo y mejora profesional.

Vivimos en una sociedad en constante transformación, marcada por el impacto profundo de la digitalización y la globalización. En este contexto, la formación inicial universitaria no siempre resulta suficiente para satisfacer las demandas cambiantes del mercado laboral.

Basta con echar un vistazo a nuestro alrededor para comprobar cómo profesiones que antes eran consideradas estables y seguras, ahora se encuentran en riesgo de obsolescencia. Y, a su vez, surgen nuevas oportunidades laborales a un ritmo vertiginoso al calor de la revolución tecnológica.

¿Cómo labrarse una carrera profesional en este entorno tan dinámico y acelerado? Simplemente desarrollando la capacidad de aprender de forma permanente. En este artículo, ahondamos en el rol que el aprendizaje continuo juega en el avance de la carrera profesional.

¿Qué significa? ¿Cómo beneficia al profesional y a las empresas? ¿Cómo activar este aprendizaje permanente en tu día a día? Continúa leyendo para descubrir las respuestas.

¿Qué significa aprendizaje continuo y por qué es crucial para una carrera de éxito?

El aprendizaje continuo, también conocido como aprendizaje permanente, es la práctica de ampliar las habilidades, conocimientos y aptitudes como parte de un proceso constante de superación personal y desarrollo profesional.

Dicho de otro modo, se trata de mantener la mente abierta y estar continuamente en movimiento para adquirir nuevas competencias y experiencias, ampliando nuestro bagaje y permitiéndonos asumir con éxito nuevas funciones y roles.

Se trata de esforzarse por ser una mejor versión de uno mismo, manteniendo la motivación y la sed de conocimiento para crecer cada día tanto en el plano personal como laboral.

Hoy en día, si te quedas quieto, retrocedes. El cambio en el mundo del siglo XXI es constante y viaja a velocidades ultrasónicas. Ante este panorama, las empresas necesitan ponerse las pilas, evolucionar tan rápido como lo hace el mercado y dar con profesionales en constante actualización para mantenerse competitivas.

Ahora que ya hemos aclarado el concepto de aprendizaje continuo, seguro que has podido intuir el importante papel que juega en el avance profesional de cualquier individuo, ¿cierto?

Para demostrarlo, hemos reunido las tres razones esenciales que dejan claro por qué apostar por el aprendizaje permanente es la llave para afrontar un futuro laboral con garantías de éxito.

Desarrollo de nuevas habilidades y destrezas

Sin duda, uno de los beneficios clave del aprendizaje continuo es que permite desarrollar nuevas habilidades y perfeccionar las que se poseen en ese momento.

Quizá antes obtener un título universitario y establecerse en un trabajo a largo plazo era suficiente, pero hoy en día ya no es así. Si no sales de tu zona de confort y continúas invirtiendo en obtener nuevos aprendizajes, los adquiridos previamente pronto quedarán obsoletos.

Ya hemos hecho referencia a ello anteriormente, el mercado no se detiene y la expansión de las nuevas tecnologías, la automatización y la inteligencia artificial tienen buena parte de culpa. Todos estos agentes están redefiniendo las competencias necesarias para trabajar en casi todos los sectores. Y no solo nos referimos a habilidades técnicas, sino también a las sociales o soft skills, que también se pueden aprender y cultivar.

Piénsalo, hace poco más de dos décadas nadie se habría sentido obligado a resaltar en un currículum vitae o ante una entrevista de trabajo sus habilidades interpersonales como la resiliencia, la empatía, el liderazgo, el pensamiento crítico o el trabajo en equipo.

¿Por qué? Sencillamente, porque las empresas no valoraban estos rasgos. En cambio, en la actualidad ha quedado demostrado que las habilidades interpersonales son determinantes para el triunfo en una carrera.

Invertir en tu formación continua significa seguir avanzando y revalidando tu papel como profesional para seguir ejerciendo tus funciones de la mejor forma posible y enfrentarte a nuevos desafíos, además de abrir nuevas puertas a oportunidades de ascenso laboral.

Aumento de la empleabilidad y nuevas oportunidades laborales

Los reclutadores buscan talento, pero, ante todo, profesionales con altas capacidades de adaptación y con actitudes proactivas que les ayuden a mantenerse actualizados y a la vanguardia de su sector.

Si haces del aprendizaje continuo tu bandera, aumentarás tu atractivo ante las empresas e incrementarás tu ventaja competitiva frente a otros candidatos. Verán en ti un perfil comprometido con su desarrollo personal y profesional.

Esto te puede ayudar a aumentar tu empleabilidad, obtener ascensos, conseguir aumentos salariales, asumir nuevas responsabilidades o alcanzar un nuevo puesto de trabajo en otro campo más avanzado o especializado de acuerdo a tus propios intereses.

Desarrollo personal y satisfacción laboral

Tu carrera laboral no solo trata de sueldos y ascensos, ¿verdad? Más allá de estos beneficios económicos y profesionales que te permite alcanzar, el aprendizaje continuo actúa como catalizador para el crecimiento personal.

Formarte fomenta tu curiosidad intelectual. Significa cultivar tu mente con la adquisición de nuevos saberes y destrezas, lo que contribuye a desarrollar tu propia confianza y autoestima.

Y un profesional que se siente realizado y confía en su potencial para alcanzar los logros que se proponga, contribuye a generar un clima de trabajo más positivo, satisfactorio y productivo.

Por lo tanto, todo este crecimiento influye en tu perspectiva profesional y, a su vez, afecta a tu visión del mundo y tus relaciones interpersonales. Sin olvidar que el aprendizaje permanente estimula la capacidad de adaptación y cultiva una mentalidad abierta al cambio capaz de innovar, superar los obstáculos y afrontar con solvencia las nuevas situaciones que estén por llegar.

¿Cómo implementar el aprendizaje continuo en tu carrera profesional?

Vivimos en un mundo exigente, pero que a su vez nos ofrece más vías que nunca para implementar el aprendizaje continuo en tu carrera. Y se debe en parte gracias a la revolución tecnológica y la expansión de Internet. Hoy en día, por ejemplo, tenemos valiosas oportunidades de formación a un solo clic de distancia.

Si quieres apostar por la formación permanente para impulsar tu faceta personal y laboral, estas son las estrategias más efectivas que puedes seguir.

1. Define tus objetivos

Lo primero que debes hacer es determinar tus brechas de habilidades y a dónde quieres llegar. Pregúntate qué competencias quieres adquirir o reforzar, en qué áreas deseas especializarte o qué tipo de oportunidades profesionales estás buscando. Con esto en mente, podrás trazar un plan de acción para conquistar esas metas.

2. Explora diferentes recursos de aprendizaje

Existen múltiples vías para el aprendizaje continuo, desde la educación formal que incluye masters, grados u otras certificaciones, hasta la informal que puede llegar a través de la consulta de libros, artículos o recursos online como cursos o webinars.

Asistir a eventos relacionados con tu nicho o sector, también te ayudará a estar al tanto de las últimas tendencias y a nutrirte de nuevos aprendizajes.

Por su parte, las mentorías, que te ponen en relación con otra persona más experimentada o con mayor conocimiento en tu área de especialización, son otra fórmula para obtener un aprendizaje personalizado y continuar en desarrollo.

3. Pon en práctica tus aprendizajes para afianzar conocimientos

La práctica es, claramente, la mejor herramienta de aprendizaje al convertir la teoría en habilidades tangibles. Si quieres consolidar los conocimientos y adquirir otros nuevos a través de la experiencia, debes buscar estas oportunidades para practicar.

Ya sea en tu trabajo o en proyectos personales, trata de generar estas situaciones. Por ejemplo, puedes ofrecerte voluntario para asumir nuevas responsabilidades en tu empresa, participar en proyectos interdepartamentales o inscribirte en talleres prácticos. Incluso puedes ofrecer tus servicios de forma gratuita o a bajo coste para ganar experiencia y construir tu porfolio.

4. Comparte tu conocimiento y haz networking

Compartir lo que has aprendido con otros profesionales es una buena manera de reforzar tu propio conocimiento. Puedes hacerlo de cientos de formas diferentes. Quizá escribiendo un blog, impartiendo charlas, colaborando en foros de discusión o participando activamente en grupos de redes sociales como LinkedIn donde se debatan temas relacionados con tu industria.

Del mismo modo, participar e implicarte en comunidades o asociaciones profesionales te puede ayudar a crecer de la mano de experiencias propias de otros compañeros, empresarios y emprendedores.

Compartir inquietudes e intercambiar saberes o vivencias puede enriquecer tu proceso de aprendizaje de una forma increíble. Además, tejer esta red de networking te puede brindar apoyo y ayudarte a obtener recursos, ganar visibilidad y crear alianzas que den como resultado proyectos exitosos.

Cómo implementar el aprendizaje continuo

¿Qué desafíos presenta el aprendizaje continuo?

Ha quedado claro que el aprendizaje continuo es crucial para el desarrollo de una carrera profesional. Sin embargo, apostar por él no está exento de desafíos. Los enumeramos a continuación y te damos pautas para afrontarlos.

Falta de tiempo

Vivimos a cien por hora y cada vez resulta más complejo equilibrar vida profesional y social. Si a este combo le añadimos las exigencias formativas, la situación se puede complicar haciendo que posterguemos nuestro ímpetu por continuar aprendiendo.

Para evitar que esto lastre tu desarrollo laboral, trata de utilizar técnicas de gestión del tiempo, establece rutinas y mantén un nivel de autoexigencia realista.

Recursos limitados

Los programas formativos como los posgrados o los Máster MBA Madrid tienen un precio que, en ocasiones, puede ser difícil de asumir. Que esto no suponga una barrera para tu aprendizaje continuo.

Puedes recurrir a formaciones gratuitas, plantearle tu situación a tu empresa para que te financie la formación o investigar sobre becas o subvenciones que te ayuden a costearla.

Resistencia al cambio

Sí, nosotros mismos podemos convertirnos en nuestro peor enemigo saboteando nuestras oportunidades de crecimiento. No dejes que esa resistencia al cambio te aleje de tus metas.

Fomenta tu mentalidad de crecimiento, lee sobre el tema, da pequeños pasos, busca apoyo en tu entorno y esfuérzate por crear esa cultura de aprendizaje en tu empresa si ya estás en activo.

Calidad de la formación

La infoxicación es un verdadero problema hoy en día. Tenemos tantos recursos a nuestro alcance que es complicado identificar dónde enfocar los esfuerzos. Para afrontar este desafío, haz una selección crítica y evalúa la calidad de los cursos o programas a los que te plantees acceder.

Sabemos que la oferta formativa actual es abrumadora. Busca recomendaciones y apuesta por instituciones educativas afianzadas para que tu inversión termine dando frutos reales.

Este es el caso de la Cámara de Comercio de Madrid, desde donde llevamos décadas formando a profesionales como tú que apuestan por su futuro a través del aprendizaje continuo. Nuestros programas formativos están especialmente diseñados y abiertos para ti. Anímate a conocerlos.