Ratios Financieros, qué son y cómo se aplican en la gestión de una empresa

Ratios financieros, qué son, y cómo se aplican a la gestión de la empresa

Uno de los aspectos estratégicos que hay que tener en cuenta para la dirección y planificación financiera de una empresa son los ratios financieros. Estos indicadores pueden ser claves para la toma de decisiones empresariales, así como para aquellos inversores que deseen conocer el estado actual de una compañía para determinar si es inteligente continuar invirtiendo en ella o si deberían buscar nuevos horizontes.

En este post nos gustaría que conocieras qué son los ratios financieros, cuáles son algunos de los más importantes y qué papel juegan en la gestión de la empresa a la hora de tomar decisiones.

Qué son los ratios financieros

Como se ha dicho, los ratios financieros consisten en indicadores que muestran el estado actual de una compañía. Muestran realidades financieras con las que es posible tener un conocimiento exhaustivo sobre el balance económico de la organización, es decir, tener una visión panorámica sobre lo bien o mal que va una compañía en un período de tiempo en específico.

Conocer los ratios financieros es una ayuda para que los empresarios o emprendedores puedan tomar decisiones informadas y eficaces que ayuden a mejorar los indicadores de situación de la empresa, por lo que es muy importante conocerlos. Una empresa que no calcula y analiza sus ratios está caminando a ciegas y no es consciente de sus debilidades y riesgos.

Cuáles son los indicadores financieros más importantes

Los ratios financieros que toda empresa debe analizar y que es importante conocer son los siguientes:

Ratio de Tesorería

Uno de los ratios más importantes para entender las finanzas de una empresa es el ratio de tesorería. Éste nos muestra si la empresa dispone de los recursos suficientes para poder hacer frente a sus obligaciones de pago en un corto plazo.

La situación de la tesorería se refleja en los cobros que puede obtener una empresa en el corto plazo y el dinero efectivo disponible, en relación con los pagos que debe llevar a cabo en el mismo período de tiempo.

Se calcula a través de la siguiente fórmula: dinero en efectivo + cobros a corto plazo / pagos a corto plazo (pasivo corriente). Si el resultado de esta operación es superior a 1, es que la empresa puede afrontar sus deudas, mientras que si es inferior a 1, no puede afrontarlas con el efectivo disponible.

Ratio de Solvencia

La ratio de solvencia es un elemento de análisis muy importante en las finanzas de una empresa. Nos muestra una versión más amplia de la ratio de tesorería, ya que se enfoca en el largo plazo, mientras que aquella se centraba en las obligaciones de pago, dinero efectivo y derechos de cobro a corto plazo.

En este caso, decimos que una empresa es solvente o no tras calcular el resultado de la siguiente operación: Activo total / Pasivo total. Puede darse perfectamente la situación en la que la empresa tenga un ratio de tesorería positiva, es decir, que pueda afrontar sus pagos a corto plazo, pero que no sea solvente, o viceversa.

Ratio de Liquidez

En la ratio de liquidez, tratamos de evaluar si la empresa podría afrontar los pagos en el corto plazo, teniendo en cuenta también la suma de las existencias.

Por otra parte, en esta operación tenemos en cuenta también la situación del pasivo en el largo plazo, por lo que analizamos si la empresa podría tener liquidez, algo muy importante cuando se piensa por ejemplo en cerrar la empresa, o en ampliar el capital para facilitar la expansión del negocio.

Ratios Financieros, qué son

Ratio de Rentabilidad

¿Es rentable o no es rentable la empresa? Se trata sin duda de una de las preguntas que muchos inversores se hacen antes de tomar una decisión de inversión. Y también un empresario a la hora de iniciar o mantener un proyecto de negocio.

El ratio de rentabilidad mide la relación entre los recursos que se han invertido para hacer que la empresa funcione y los beneficios que se han generado. Las empresas buscan obtener la máxima rentabilidad económica, es decir, conseguir los máximos beneficios posibles con el mínimo de recursos necesario.

Generalmente, la rentabilidad se refleja a través del EBIT, en el que se mide el beneficio de una empresa sumado a los intereses de la deuda y los impuestos. Hay también otro indicador de rentabilidad denominado el EBITDA, cuya función es mostrar la viabilidad de un negocio más allá de cuáles sean los impuestos que debe pagar. En este ratio financiero se tiene en cuenta la suma del EBIT, las provisiones y las amortizaciones.

Ratio de Capital Propio

Un indicador que también suele considerarse entre los ratios financieros importantes es el ROE, también conocido como ratio de capital propio. Se trata de una métrica que nos sirve de ayuda para calcular la relación entre el capital propio de una empresa y el total de sus activos. Como ya sabes, toda sociedad posee un patrimonio neto, que es la diferencia entre los activos y los activos de la sociedad.

El ratio de capital propio lo calculamos al dividir el patrimonio neto entre el activo total. El resultado es un porcentaje, y refleja en qué medida la empresa depende de la deuda en mayor o menor medida para financiar sus operaciones. Cuando una empresa tiene poca dependencia de la deuda, los inversores tenderán a verla con mejores ojos, mientras que una ratio de capital propio demasiado elevada pone de manifiesto que la empresa se está financiando principalmente a través de la deuda, lo que supone mayores riesgos.

Ratio de la Rentabilidad de las Ventas

Se trata de un indicador financiero que suele conocerse más por sus siglas ROI (Retorno de la inversión), y refleja la capacidad de una organización para generar beneficios según las ventas. Este indicador se muestra en porcentaje y puede aplicarse al conjunto de los beneficios de la empresa, o bien a inversiones u operaciones concretas.

Si lo utilizamos como ratio financiero para evaluar la capacidad de la empresa para medir los ingresos, se calcula sumando las ganancias netas a la inversión inicial realizada.

Desde el Máster en Dirección de Empresas Madrid que imparte la Cámara de Comercio, te animamos a aprender y entender la importancia de los ratios financieros para la toma de decisiones empresariales, tanto si estás preparándote para ocupar el puesto de Controller Financiero, estás planeando poner en marcha un proyecto de negocio como si deseas realizar cualquier inversión en una empresa.